Construsur Inicio | Imprimir el artículo Imprimir | Descargar el artículo en formato PDF PDF | Compartir: Delicious DIGG Meneame Technorati Yahoo Fresqui |
Lo hará desde el próximo invierno, poco antes de las elecciones de 2011.

Lo que nadie creía posible en el sector energético hace seis años, está muy cerca de concretarse. La Argentina, país que fue el principal proveedor de Chile hasta el año 2004, se encamina ahora a importar gas natural del país trasandino para poder atender el mayor consumo doméstico que no puede ser cubierto por la producción gasífera local, que sigue en caída libre por falta de inversiones.

Ante el creciente déficit gasífero que enfrenta el país y que lleva a la aplicación de cortes de suministros a las industrias en el período invernal, la administración kirchnerista decidió acelerar las gestiones para poder importar gas de Chile a partir del próximo año.

A sólo ocho meses de haber descartada públicamente esa posibilidad, el ministro de Planificación, Julio De Vido suscribió en las últimas horas un amplio "convenio de cooperación" con el ministro de Energía de Chile, Ricardo Raineri, que abre las puertas para las futuras compras de gas a los proveedores trasandinos.

Desde mediados de década del 90 y hasta 2004, Argentina le estuvo vendiendo a Chile un promedio de 20 millones de metros cúbicos (MMC) diarios de gas.

Pero a partir de abril de 2004, el gobierno de Néstor Kirchner comenzó a restringir esas exportaciones con el fin de garantizar el abastecimiento interno. Con el correr de los años y ante la constante caída de la producción gasífera interna, los despachos al mercado chileno se cerraron por completo.

Ante esa situación, Chile decidió buscar otra vía de provisión y apostó a la instalación de plantas regasificadoras para importar GNL (gas natural licuado) por barco.

Tras haber invertido unos US$ 1.500 millones, hoy Chile cuenta con dos plantas de GNL en funcionamiento. Una de ellas es Quinteros, que puede operar 20 MMC diarios. La otra planta es Mejillones, que está en condiciones de regasificar hasta 5,5 MMC diarios.

Como la producción de ambas plantas supera su actual demanda interna, ahora Chile tiene excedentes de gas que puede reenviar a la Argentina por los gasoductos cordilleranos que fueron construidos en los 90 cuando se iniciaron las exportaciones al país vecino.

La intención de la cartera de Planificación es arrancar con las importaciones de gas de Chile en el próximo invierno con el fin de reforzar el abastecimiento y reducir al mínimo los cortes a las industrias en los meses previos a las cruciales elecciones de octubre de 2011.

Por su parte, el esquema de suministro que manejan los chilenos consistiría en entregar gas por los gasoductos del norte y recibir los envíos locales en el sur para mejorar la situación de la empresa Methanex, la mayor productora mundial de metanol que tiene limitada su producción desde el cierre de las exportaciones de gas que dispuso Kirchner hace seis años.

Tras la firma del acuerdo con las autoridades chilenas, De Vido salió a plantear que las importaciones de gas se van a encuadrar bajo un "mecanismo de intercambio energético que se medirá en volúmenes de gas y no en términos comerciales".

Según lo que acordaron los secretarios de Energía de ambos países, Daniel Cameron y Juan Manuel Contreras, en 30 días comenzarán a trabajar cuatro comisiones binacionales específicas que deberán definir las condiciones para los intercambios o swaps de gas-gas, gas-electricidad y el eventual tránsito de combustibles a otros países.

Fuente: Diario INFOBAE
Volver arriba Volver arriba | Imprimir el artículo Imprimir | Descargar el artículo en formato PDF PDF | Compartir: Delicious DIGG Meneame Technorati Yahoo Fresqui

Lo más leído

Relacionadas

Normas IRAM